Toxina Botulìnica


La toxina Botulínica se emplea para mejorar el aspecto de las líneas de expresión o arrugas, este es un tratamiento ideal para conseguir un rostro joven y fresco, con resultados sorprendentes desde la primera sesión.

Las arrugas se producen cuando un músculo se tensa. Cuando el músculo se relaja, la arruga es menos visible. Al tensar los músculos faciales provocamos arrugas gestuales.

Mediantte la toxina botulínica conseguimos que los músculos se relajen, ya que es una proteína que ayuda a frenar los espasmos musculares. Esta toxina se usa para frenar los espasmos musculares puesto que ésta bloquea los mensajes al cerebro que provocan dicha acción.

De esta manera conseguimos que los músculos se relajen, sin modificar la expresión del rostro, se observa que las arrugas desaparecen, obteniendo como resultado una piel más lisa y un rostro más relajado.

Mejora los resultados de los tratamientos faciales clásicos (cirugías de ojos, de frente, lifting y/oestiramiento facial).

 








Hacé tu consulta

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Consulta

Ingrese el código de seguridad
captcha

Desea recibir noticias y promociones de nuestros productos