Reduccion Mamaria

La mamoplastia es un procedimiento quirúrgico común para cambiar el tamaño de los senos. Aunque es más frecuente oír hablar de agrandamiento de los senos o aumento de las mamas, más de la mitad de las mamoplastias se realiza para disminuir el tamaño de los senos (reducción mamaria).

La mamoplastia también está indicada cuando las mamas tienen una marcada diferencia de tamaño.

La cirugía de reducción de mamas por lo regular se hace bajo anestesia general, en donde usted estará dormida y sin dolor.

Para una mamoplastia de reducción, el cirujano extirpa parte del tejido mamario y de la piel. Los pezones pueden trasladarse más arriba para reubicarlos, por razones estéticas.

En el procedimiento más común:

  • El cirujano hace tres incisiones quirúrgicas: alrededor de la areola (el área oscura en torno a los pezones), desde la areola hacia abajo hasta el pliegue por debajo de la mama y a través del pliegue inferior de la mama.
  • Se extraen la grasa, la piel y el tejido mamario adicionales. Se traslada el pezón y la areola a una posición más alta. Con frecuencia, la areola se hace más pequeña.
  • El cirujano cierra las incisiones con puntos de sutura para remodelar la mama.
  • Algunas veces, la liposucción se combina con la mamoplastia de reducción para mejorar la forma de la mama y de las áreas de la axila.

La mamoplastia de reducción puede recomendarse si usted tiene las mamas muy grandes (macromastia) y:

  • Dolor crónico que afecta su calidad de vida. Puede estar teniendo dolores de cabeza, de cuello y del hombro.
  • Problemas nerviosos crónicos causados por la mala postura, que ocasionan entumecimiento u hormigueo en brazos o manos.
  • Problemas estéticos, como surco de la tira del sostén, líneas similares a cicatrices en la piel (estrías), dificultad para encontrar ropa que le sirva y baja autoestima.
  • Salpullidos crónicos bajo las mamas.
  • Atención indeseada que la hace sentirse avergonzada.
  • Incapacidad para participar en deportes.

Es probable que usted tenga un resultado muy bueno de la cirugía de reducción de mamas. Puede sentirse mejor con respecto a su apariencia y puede estar más cómoda con diversas actividades.

El dolor o los síntomas de la piel, como las estrías, desaparecerán. Posiblemente necesite el uso de un brasier de soporte especial durante unos meses para remodelar las mamas.

Las cicatrices son permanentes y, aunque serán más visibles durante el primer año, se desvanecerán luego. El médico tratará al máximo de hacer los cortes de manera que las cicatrices queden ocultas. La mayoría de las veces, las cicatrices no deben ser notorias, incluso en ropa con escote profundo (los cortes normalmente se hacen en la parte inferior de la mama).






Hacé tu consulta

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Consulta

Ingrese el código de seguridad
captcha

Desea recibir noticias y promociones de nuestros productos