El peeling o la exfoliación cutánea consiste en producir la renovación de las capas superficiales de la piel produciendo un recambio celular acelerado. Básicamente es una forma de exfoliación que usa sustancias para exfoliar la piel. Generalmente se le llama peeling si es a un nivel más profundo.

Con esta exfoliación se logra que la piel elimine las capas de células muertas y se renueve más rápidamente, y de esta manera la piel puede producir mas colágeno haciéndola lucir más joven y fresca.

El peeling se recomienda para aliviar diferentes tipos de problemas, que van desde suavizar líneas de expresión, decolorar o eliminar manchas, arrugas finas, poros dilatados, mejorar cicatrices de acné o varicela, así como también en las arrugas ocasionadas por el sol y el paso de los años.


El tratamiento

Consiste en la aplicación de diferentes sustancias químicas sobre la piel, para exfoliar las capas más externas de esta.
El paciente siente leve sensación de calor o picazón durante el procedimiento que cede con la colocación de máscaras y cremas refrescantes.
El técnico indicará medidas para humectar la piel, siendo fundamental la utilización de protección solar.
Los peelings se indican cada quince o veinte días, realizándose un promedio de cinco sesiones.
Para aumentar la efectividad del peeling, en ocasiones, se realiza previamente una microdermoabrasión con punta de diamantes.


¿Qué resultado puedo esperar?

Al realizar el tratamiento, una vez que la sustancia cáustica haya hecho su efecto, se espera que se inicie un proceso de regeneración de la piel con la formación de capas más sanas y menos dañadas. se consigue una piel mas uniforme, poros menos abiertos, reducción de las manchas de la piel, mejoría en la apariencia de cicatrices, haciendo que piel se vea más saludable y vibrante.





Hacé tu consulta

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Consulta

Ingrese el código de seguridad
captcha

Desea recibir noticias y promociones de nuestros productos