Las orejas prominentes, suelen operarse a la edad de los 8 ó 9 años cuando el desarrollo de de las mismas se ha completado, si bien, no es infrecuente intervenir a otras edades. Su corrección es muy sencilla y consiste en obtener la curvatura que les falta a través de una incisión en la parte posterior.

Este tipo de deformidad consiste en una alteración, o de las proporciones anatómicas que conforman la oreja, o bien , del desarrollo armónico de las curvas que moldean el pabellón auricular.

Este defecto puede ser de carácter genético, es decir, existen posibilidades de transmisión de padres a hijos, las orejas salientes son de fácil solución a través de una cirugía rápida, segura e ingeniosa.

A nuestro entender, el único tratamiento para esta malformación es el quirúrgico. La otoplastia es la cirugía que moldea las orejas, y también comprende las intervenciones encaminadas a corregir el tamaño excesivo de las orejas, del lóbulo e incluso la falta parcial o total del pabellón auricular.



¿Cómo es la cirugía?

La cirugía dura aproximadamente una hora, es sencilla aunque  muy delicada. Suele ser realizada con carácter ambulante, es decir, el paciente al finalizar la cirugía permanece en observación y después de unas horas es enviado a su domicilio.





Hacé tu consulta

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Consulta

Ingrese el código de seguridad
captcha

Desea recibir noticias y promociones de nuestros productos